Mi primera impresión de #SexEducation fue: “Feminista, centennial, pro-derechos y escrita por una mujer”.

Después vi la segunda temporada y sumé: “Para muchxs podrá resultar demasiado literal y predecible pero nada mejor que una historia con mensajes claros y escenas explícitas que no son tibias y se entienden por cualquier generación”.

Hoy te digo que la serie protagonizada por Gillian Anderson, Asa Butterfield y compañía es de lo mejor que nos trajo Netflix en el último tiempo. La tercera temporada se complementa a la perfección con sus predecesoras, nos hace conocer (y querer) a algunos personajes que eran secundarios y presenta a otres para mostrarte más problemáticas de género y sexualidad a la que se enfrentan adultes y jóvenes todos los días.

A través de escenas algo novelescas, una selección musical perfecta y la dirección dinámica a la que nos tiene acostumbradxs, SEX EDUCATION repasa muchas situaciones con las que conviven personas en cualquier lugar del mundo. El deseo, la culpa, la confianza en la intimidad, el goce después de una determinada edad, el uso -o no- de preservativos, la pastilla del día después, acoso y el trauma posterior, género, orientación, fluidez sexual y básicamente toda una colorida gama de términos y experiencias sexuales, muchos que ya conocés y otros que seguro no conozcas tanto.

Combinando drama y el humor tan particular británico, esta historia quiere salir de todos los estereotipos y mostrarte que, si hay respeto y consentimiento adulto, podés ser y hacer lo que quieras dentro y fuera de la habitación. En tu cara, Rowling.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on mix
Share on pocket
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

More Interesting Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *