La nueva normalidad

Hoy tuve oculista (mis lentes estaban en las últimas y todos los días termino con la cabeza 🤯) y fue la primera vez desde marzo que me alejé más de dos cuadras de casa. (Como imaginarán, la mayor parte de mi trabajo se puede hacer desde cualquier lado con una compu, un celu y conexión a Internet).⁣

😷 Si estás yendo a trabajar o tuviste que salir más de lo que vienen recomendando, esto no te va a parecer tan raro, pero lo explico para quienes no salen: lo primero que hice fue subirme a un auto que tenía una placa plástica transparente separándome del conductor. En el centro de ojos me dieron alcohol en gel y me tomaron la temperatura. Para la espera, había sillas bloqueadas y pedían que solo usáramos una cada dos. A la salida aproveché y fui a comprar unos medicamentos que necesitaba a la farmacia. Ahí esperamos con cada persona separada por un metro (líneas marcadas en la calle), nos dieron alcohol al entrar y lo más cerca que pude estar de los empleados fue a través de más placas de plástico transparentes. ⁣

☀️ Volví a casa caminando, observando a la gente moviéndose a distancia, con barbijos (algunos con cuellos de polar que no les tapaban la nariz, pero no voy a detenerme en esos 😒). Me puse a pensar en esta nueva normalidad, en lo adaptables que somos, en cómo le encontramos la vuelta a salir de cualquier cosa, ya sea individual o colectiva, y me sentí mejor. ⁣

Sé que acá pueden decirme «pero yo salí por mi barrio y hay bocha de gente», «nadie se cuida», «alberrrrso», «el obelisco» y demás, pero en una semana como esta que te muestra que el mundo está bastante podrido y vemos cosas horribles de cerca y de lejos, está bueno encontrar las pequeñas cosas y creo que nuestra facilidad para (a pesar de quejarnos un montonazo) adaptarnos a lo que venga, es una de ellas.⁣

♥️ ¿Qué hiciste vos para adaptarte?

Leave a Reply

Your email address will not be published.